­
Desarrollo y AsistenciaDA lleva más de veinte años dedicada a acompañar a personas que se encuentran en situación de necesidad por soledad, enfermedad, discapacidad, dependencia o exclusión, cualesquiera que sean sus causas. Empezó con treinta voluntarios en el Hospital Clínico de San Carlos en Madrid y hoy suma más de dos mil, que atienden a unas 48.000 personas al año.
 
En 2013, al ver tantas personas abocadas a la ruina, la necesidad y la pérdida del hogar, la ONG decidió dar un paso más en el apoyo a personas sin hogar ayudándoles en la búsqueda activa de empleo con un Programa de Ayuda a la Inserción Socio Laboral que une, con metodología innovadora, la visión empresarial y la perspectiva social.
 
Y es que, según el VIII Recuento de Personas Sin Hogar del Ayuntamiento del 15 de diciembre 2016, el 63% de los entrevistados afirmaron que se encuentran en esta situación por falta de trabajo pese a que el 59% de ellos tienen estudios superiores. La inserción laboral es, por tanto, el primer objetivo para la plena inclusión y normalización de las personas sin hogar. La falta de trabajo, unida a la ruptura con su entorno familiar y social y el sentimiento de exclusión, coloca a estas personas en un círculo vicioso de frustración que imposibilita su acceso al mercado laboral.
 
El programa comenzó ayudando a personas sin hogar, pero recientemente ha ampliado su alcance a aquellas que, teniendo casa, están en riesgo de exclusión social. En su mayoría son parados de largo duración que les derivan de la Red Municipal de Atención a Personas Sin Hogar y del Departamento de Inclusión del Ayuntamiento de Madrid.
 
María Roldán, directora del Proyecto de Inserción Socio Laboral de Personas sin Hogar de Desarrollo y Asistencia, recuerda la máxima “lo que no se da, se pierde”. “Como voluntarios mentores, ofrecemos nuestro conocimiento del mercado laboral —la búsqueda de trabajo, cómo afrontar los procesos de selección— a personas para las que el trabajo es mucho más que un horario, tareas o una nómina: es una segunda oportunidad de vida”.
 
Luis, que ha trabajado veinte años en el campo de los recursos humanos, acompaña semanalmente a las personas sin hogar en este proceso. “A lo largo de mi vida me ha ayudado mucha gente, otra no tanto y sé la frustración que se siente. Con mi experiencia puedo ayudarles. Un día me crucé con Desarrollo y Asistencia y tuve la oportunidad de hacer este programa. Sabía que me iba a tocar coger el testigo”.
 
Como él, cada viernes, Maribel, Sara, Manuela, Rosana y tantos otros asisten al Centro Municipal de Acogida Juan Luis Vives, para asesorar en materias como derecho, recursos humanos, consultoría de empresa, etc., a los usuarios: orientación y apoyo individual en el proceso de búsqueda de empleo, refuerzo de la autonomía mediante la adquisición de conocimientos, habilidades y competencias; desarrollo de rutinas y hábitos que les permitan alcanzar los objetivos planificados, etc. Además les acompañan en los talleres, están en contacto permanente durante la semana y elaboran informes de seguimiento del trabajo realizado. En estos cuatro años han pasado por el programa 147 usuarios y 81 voluntarios. A finales de 2016, más del 50% de los usuarios, encontraron un empleo.
 
En 2017 se han incorporado cuatro talleres de alfabetización digital, para minimizar la brecha que existe entre estas personas a las que se dirige el programa y el resto de la sociedad, facilitando así la búsqueda activa de empleo a través de los canales tecnológicos. Estos talleres se suman a los seis que se imparten a lo largo del curso para transmitir conocimientos y reforzar habilidades y competencias para la búsqueda de empleo.
 
Para Maribel, abogada en un bufete y voluntaria, “este proyecto cambia la vida de las personas, tanto la de aquellas que no han contado con una red de apoyo en momentos críticos de su vida y que están luchando por tener una oportunidad de acceso al mercado laboral, como la de aquellas que, con su compromiso, contribuyen a conseguirlo”.
 
Desde su experiencia en el apoyo a personas sin hogar, Desarrollo y Asistencia une fuerzas con la campaña “Nadie sin hogar” que lleva a cabo Cáritas para el trienio 2016-2018 con el objetivo de sensibilizar y poner de relieve elementos fundamentales para la inclusión de las personas que carecen de vivienda: la dignidad, el acceso y el ejercicio de los derechos humanos fundamentales.
­

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información